• 1

Sexualidad

SEXUALIDAD O SEXUALIDADES

Hablar de sexualidad es hablar de personas sexuadas, que se viven como tales y que expresan su erótica de un modo u otro.

Todas las personas somos sexuadas, nos vivimos como sexuadas y nos expresamos de este modo.  La sexualidad es el resultado de un proceso dinámico que nunca acaba, nos acompaña, se adapta a nuestros cambios y evoluciona a lo largo de toda nuestra vida. Cada chico y cada chica, cada mujer y cada hombre, tenemos nuestra peculiar manera de construirnos como sexuadas. No hay una única sexualidad si no que existen sexualidades, tantas como personas, y todas ellas diferentes. Las diferentes sexualidades están determinadas por la personalidad, conocimientos y propia experiencia. Podemos sentirnos hombres o mujeres o quién sabe… esta es nuestra identidad sexual; y que nos gusten los hombres y/o las mujeres y/o quién sabe… esta es nuestra orientación del deseo sexual, independientemente del sexo biológico con el que hayamos nacido.

 

¿QUÉ DICE LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD?

De acuerdo con la OMS "la sexualidad es un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de su vida. Abarca al sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. Se vivencia y se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, papeles y relaciones interpersonales. La sexualidad puede incluir todas estas dimensiones, no obstante, no todas ellas se vivencian o se expresan siempre. La sexualidad está influida por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos, legales, históricos, religiosos y espirituales" (OMS, 2006).

 

¿CÓMO VIVIMOS Y EXPRESAMOS NUESTRA SEXUALIDAD?

En sexualidad tenemos que poder decidir y disfrutar de la relación con nosotras mismas y con otras personas, con espacio para afectos, sensaciones, placeres, en contextos de respeto y cuidados a nuestras personas y nuestros cuerpos. La información y el conocimiento que adquirimos del exterior en el ámbito sexual influyen en nuestro propio conocimiento, acerca de nosotras mismas y en la interacción que mantenemos con las demás personas.

 

LA CULTURA DEL COITO

Culturalmente las prácticas sexuales se han intentado vincular exclusivamente a la reproducción, y es desde ahí desde donde se ve el coito (la penetración del pene en la vagina) como la práctica sexual por excelencia. Sin embargo, cualquier práctica sexual puede ser gratificante, divertida, estimulante, comunicadora de nuestros afectos, siempre y cuando se desee tenerla.

 

¿ES QUE HAY MÁS?

Todo nuestro cuerpo es sexuado, esto quiere decir que todos los órganos son sexuales, no sólo los órganos genitales. Todo el cuerpo, toda la piel puede recibir sensaciones pero es que además de tocarnos, en las relaciones eróticas, nos miramos, nos olemos, nos escuchamos y nos saboreamos. Los órganos genitales tienen mucha importancia en la erótica y mucha sensibilidad pero la sexualidad no se reduce a ellos.

La erótica, es decir, los distintos modos de disfrutar y sentirse bien con la sexualidad ni empieza ni acaba en el coito y ni siquiera en la pareja.

Las relaciones eróticas son todas aquellas con las que se busca lograr algo de gratificación y placer y que tienen que ver con como cada persona expresa su sexualidad.

La erótica empieza con los deseos, tiene que ver también con las fantasías, que sólo se imaginan, sin intención de hacerlas realidad. Puede ser compartida o con una misma y siempre diversa. Las caricias, miradas, palabras, gestos, abrazos… todo puede combinarse y dar diferentes resultados que hagan que nos sintamos bien, que disfrutemos, que sintamos placer. Lo fundamental es que estemos convencidas de que lo que hacemos es realmente lo que deseamos hacer.

 

DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS SEXUALES

Declaración del XIII Congreso Mundial de Sexología, 1997 Valencia (España). Revisada y aprobada por la Asamblea General de la Asociación Mundial de Sexología (WAS) el 26 de agosto de 1.999, en el XIV Congreso Mundial de Sexología (Hong Kong).

LA SEXUALIDAD es una parte integral de la personalidad de todo ser humano. Su desarrollo pleno depende de la satisfacción de las necesidades humanas básicas como el deseo de contacto, intimidad emocional, placer, ternura y amor.

LA SEXUALIDAD se construye a través de la interacción entre el individuo y las estructuras sociales. El desarrollo pleno de la sexualidad es esencial para el bienestar individual, interpersonal y social. Los derechos sexuales son derechos humanos universales basados en la libertad, dignidad e igualdad para todos los seres humanos.

Los derechos sexuales deben ser reconocidos, promovidos, respetados y defendidos con todos sus medios.

Los Derechos sexuales son Derechos Humanos, fundamentales y universales.

Declaración universal de los derechos sexuales

 

  1. El Derecho a la Libertad sexual
    La libertad sexual abarca la posibilidad de las personas a expresar su sexualidad y excluye todas las formas de coerción sexual, explotación y abuso en cualquier periodo y situación de la vida.

  2. El Derecho a la Autonomía Sexual, Integridad Sexual y Seguridad del Cuerpo Sexual
    Incluye la capacidad de tomar decisiones autónomas sobre la vida sexual dentro de un contexto de la propia ética personal y social. También incluye el control y disfrute de nuestros cuerpos, libres de tortura, mutilación y violencia de cualquier tipo.

  3. El Derecho a la Privacidad Sexual
    Derecho a expresar las preferencias sexuales en la intimidad siempre que estas conductas no interfieran en los derechos sexuales de otros.

  4. El Derecho a la Equidad Sexual
    Este derecho se refiere a la oposición a todas las formas de discriminación, por razones de sexo, género, orientación sexual, edad, raza, clase social, religión o discapacidad física, psíquica o sensorial.

  5. El Derecho al Placer Sexual
    El placer sexual, incluyendo el autoerotismo, es una fuente de bienestar físico, psicológico, intelectual y espiritual.

  6. Derecho a la Expresión Sexual Emocional
    La expresión sexual es más que el placer erótico en los actos sexuales. Cada individuo tiene derecho a expresar su sexualidad a través de la comunicación, el contacto, la expresión emocional y el amor.

  7. El Derecho a la Libre  Asociación Sexual
    Significa la posibilidad de casarse o no, de divorciarse y establecer otros tipos de asociaciones sexuales.

  8. El Derecho a tomar decisiones reproductivas libres y responsables
    Derecho a decidir sobre tener descendencia o no, el número y el tiempo entre cada uno y el derecho al acceso a los métodos de la regulación de la fertilidad.

  9. El derecho a la información basada en el conocimiento científico
    La información sexual deber ser generada a través de un proceso científico libre de presiones externas y difundida de forma apropiada en todos los niveles sociales.

  10. El derecho a la educación sexual comprensiva
    Este es un proceso que dura toda la vida, desde el nacimiento y debería involucrar a todas las instituciones sociales.

  11. El derecho a la atención clínica de la salud sexual
    La atención clínica de la salud sexual debe estar disponible para la prevención y el tratamiento de todos los problemas, preocupaciones y trastornos sexuales.